Florence + Tha Machine





Hace casi 10 años en mi departamento en Milán mientras buscaba que ver en la tele decidí poner videos en MTV, en ese momento comenzó una canción que me sonaba familiar, en ese video apareció una escultural mujer pelirroja contra luz bailando sobre una luna con un body cubierto de brillos, “You’ve Got The Love” era la canción y el nombre del grupo: Florence and The Machine. En ese instante tuve una epifanía, acababa de encontrar una banda donde una impactante voz más los instrumentos tenían una función: ser protagonistas, al poco tiempo los declaré mis favoritos.La palabra “fan” me crea cierto conflicto puesto que no me considero fan de nadie, puesto que no conozco todos los chismes, nombres de los integrantes o sus orígenes, pero lo más cercano a serlo de alguien es de Florence and The Machine.


El sábado pude disfrutar por primera vez de un concierto exclusivamente de Florence and The Machine, los había visto anteriormente en su etapa Art Deco en Lollapalooza y en un Corona Capital hace aproximadamente 7 años, pero no había tenido oportunidad de coincidir en algún otro lugar con ellos o que vinieran a nuestro país, aunque debo mencionar que durante mi luna de miel caminando por Seattle me topé con Florence a quien le pedí una foto y muy amablemente me dijo que en ese momento no, quiero pensar que la razón por la cual me rechazó fue el anonimato en el que se encontraba en ese momento al no ser reconocida por nadie más que por su “no fan”, lo tomé como una señal positiva.


Volviendo al gran evento, Beth Ditto fue la encargada de ser la telonera, con una increíble actitud que contagiaba su alegría tocó algunas de sus canciones más icónicas, aprovechando el escenario no pudo contener unas palabras para alentar al público LGTB en el mes del orgullo y se despidió con Heavy Cross, la canción con la que descubrí a Gossip durante la misma época que a Florence and The Machine.

Después de despedir a Ditto un silencio invadió el Palacio de los Deportes, de pronto se iluminó el escenario y poco a poco los integrantes de la banda tomaron sus posiciones, después de unos minutos subió al escenario Florence cubierta por vestido traslucido que dejaba ver su silueta a contra luz, un estilismo muy de acuerdo a la imagen de Gucci, los pies descalzos dejaron en claro mis sospechas, Florence se viste de esta forma aludiendo a la desnudez, el mensaje que busca transmitir con ello es intimidad, la forma más honesta y pura de estar frente a su público,.


Su actitud tímida al hablar poco a poco fue superada por la sensualidad de su vestimenta y movimientos al bailar sobre el escenario, para mi el conjunto de la música con la ropa, su movimiento y su voz fue una poesía, lo que daría por estar ahora en Guadalajara y poder ver este show de nuevo.


Hunger forma parte de su ultimo material discográfico, todos los asistentes nos sabíamos esta canción al pie de la letra, sus movimientos llenos de euforia nos contagiaron a todos y comenzamos a saltar y bailar con ella. La emoción al escuchar Ship to Wreck es indescriptible por un momento me teletransporte a mi luna de miel, una de las canciones que escuchábamos mientras recorríamos las costa oeste de los estados unidos.


Al comenzar Only for a Night ya me había dejado llevar por completo, la gente de mi alrededor desapareció por un momento estaba disfrutando de la noche con mi acompañante, mi mejor amigo.

Pudimos escuchar la dulce y tímida voz de Florence una vez más cuando nos contó la anécdota de su experiencia visitando la Casa Azul y la conexión que siente con el pueblo mexicano y la admiración que siente por Frida, como muestra de respeto hacia el publico mexicano intentó hablar en español e incluso acepto un regalo de uno de los asistentes.


“Is such a wonderful thing to love” la frase que se repite en la canción Patricia nos contagio a todos y nos pidió que viviéramos el momento y dejáramos a un lado la necesidad de documentar el concierto y viviéramos el momento.


Por supuesto Dog Days are Over no podía faltar fue en ese preciso momento cuando todos explotamos de emoción y no paramos de bailar y cantar, otra canción que me trae increíbles recuerdos de mi vida en Milán y es la canción de mi video de bodas, tremenda conexión que tengo con Florence, no hubo ningún recuest por mi parte para que la integraran al video.


Para aquellos que aun no superamos el final de Game of Thrones y sobre todo vivir sin nuestra heroína Arya, Florence dedico su último sencillo Jenny of Old Stone a este personaje que todos desearíamos no fuera ficticio.


Después de Moderation comenzó You’ve Got The Love el Palacio de los Deportes irradió amor, la bandera LGTB estaba sobre el escenario todos nos unimos a ella a gritar a todo pulmón “you’ve got the love”.


What Kind of Men fue la señal de que el show estaba por terminar, no podía esperar que cerrara con otra canción.


La clásica petición del público mexicano no podía faltar “otra, otra, otra” gritamos todos, Florence volvió al escenario y finalizó el espectáculo con Shake it Out.

Definitivamente este concierto está en mis top 3, Florence and The Machine son la prueba de que no necesitas una producción escenográfica digna de Disney para dar el mejor show, la frase “less is more” aplica en su totalidad, cuando hay talento algunas luces puntuales, un estilismo sencillo sin cambios en cada canción y la actitud lo es todo.


No veo la hora de que lancen nuevo material, no me importa la espera, sé que cada vez que hay algo nuevo de Florence and The Machine será espectacular, es el único concierto en el cual me encantan todas las canciones.

Elemental by Dan Redz © 2014 - 2020 All Rights Reserved