"¿Cómo puedo perder algo que nunca tuve? Te entrego mi corazón. Al menos un pedacito de él."
Dan

Los corazones nacen a partir de una introspección y un ensayo de Octavio Paz. 

La llama Doble me invitó a conectar con el amor, a cuestionarlo, entender por qué se relaciona con el órgano que bombea la sangre a todo nuestro cuerpo, por qué va caminando de la mano del dolor, a los milagros y a las plegarias del mismo a través de los símbolos, al tan anhelado romance que ha venido a confundirnos y alejarnos del mismísimo amor. 
 
Los corazones son mi forma de expresión más íntima, acompañados de la poesía, tienen identidad propia.